Huayhuash”

 

La cordillera mas salvaje

 

 

Del 10 de junio al 01 de julio de 2016.

 

LOS ANDES (PERÚ).

 No se en que momento comenzó esta aventura, si con la lectura del libro “Tocando el vacío” de Joe Simpson, hace ya mucho tiempo, en el que el intrépido escalador en el intento de escalar el Pico “Siula Gran” de 6.344m cayo a una grieta de hielo y tras haberlo dado por muerto, apareció un par de días después en el campo base mientras lo desmontaban tras haberle abandonado. O en el año 2014 mientras realizaba el treking de los Annapurnas y mi compañero de viaje Jesús alias Rayito me contaba las maravillas de este recorrido.

 

 

Jesús me informó de la correspondencia de la ruta del Huayhuas con el Siula Gran, ese libro que había leído después de ciertas desventuras en Pirineos y que me causó un gran impacto con sensaciones muy similares a las vividas en la montaña, de hecho desmotivó bastante mi afición a esta, al igual que el resto de libros que he leído al respecto.

Segun la wikipedia:

 

La Cordillera Huayhuash es una cordillera en los Andes del Perú. Corre de norte a sur, la zona principal que posee unas veinte cumbres se desarrolla en una zona de aproximadamente 25 km, con una cadena montañosa secundaria de cumbres de menor altura hacia el oeste que posee unos 15 km de largo. Seis de los picos superan los 6000 m. Entre las cumbres se destacan el Yerupajá(6617 m), la segunda montaña más alta del Perú (luego del Huascarán con 6768 m), y Siula Grande (6344 m), que alcanzó la fama por la obra Tocando el vacío del montañista Joe Simpson.

Es la segunda cadena montañosa más alta del mundo en la región tropical, después de la cordilleraBlanca, inmediatamente al norte. Aunque está ubicada a 120 Kilómetros del océano Pacífico, la cresta forma parte de la divisoria de aguas del continente sudamericano; las aguas de la escarpa oriental discurren hacia el río Marañón, principal tributario del Amazonas.

En sus 30 Km de Norte a Sur hay 7 montañas que sobrepasan los 6000 metros y 7 montañas de más de 5500 metros. La zona también aloja docenas de lagunas glaciares de belleza incomparable (Carhuacocha, Juhuacocha, Solterococha, Mitucocha, Jurau, entre otras). Ubicada a aproximadamente 50 kilómetros al sur de la Cordillera Blanca. La zona posee una población muy escasa, con unos pocos caseríos diseminados por debajo de la cota de 4000 m (la cota de nieve se encuentra a una altitud de 4800 m). Los poblados más próximos son Chiquián (3400 m) yCajatambo (3375 m). En la región se realizan algunas actividades mineras, por lo que al norte de las montañas hay un camino de tierra consolidada que alcanza los 4750 m de altitud. En 2002 el Ministerio Peruano de Agricultura declaró al Huayhuash una "zona de reserva" y prohibió ciertas actividades económicas, incluido el desarrollo de minería.

Treking del Huayhuas:

 

Se trata de un recorrido en el que al parecer hay varias etapas que discurren por montaña sin forma de abastecerse de comida ni cobijo alguno. Este es ese recorrido diseñado para hacerlo con arrieros y/o guías, que transportan las cargas con sus burros, te preparan el campamento, la alimentación y te guían por la montaña. Sin embargo mi pretensión es realizar lo en autosuficiencia. Con esta idea, una gran mochila de 60l con la tienda de campaña y las esterillas en el exterior serán mis compañeras de viaje.

 

 

 

Con el billete de avión comprado con dos meses de antelación, comienza la planificación en la que tras establecer un mínimo de 19 días para realizar este recorrido (2 de ida, 10 de ruta, 2 para imprevistos, 3 para turismo y 2 mas para volver), el viaje se proyecta con 21 por economía en los billetes de avión.

Esto ha resultado un pequeño inconveniente ya que la idea era subir a pirineos la semana anterior y realizar una ruta de 5 días para aclimatar probando el material de Perú para luego descansar 2 y emprender la aventura de 19 días, no obstante este adelanto en las fechas ha trastocado la subida a Pirineos, ahora esos días habrá que dedicarlos a aclimatar en el lugar.

Por mucho que entrene una persona, nunca es suficiente.

 

Partiendo de esta base, físicamente estoy sanote, o lo que viene a ser con unos kilos de mas, 108 para ser exactos, lo que me dificulta el hacer ejercicio.

 

Para esta ocasión el entrenamiento a consistido en confirmar que me encuentro bien, que puedo soportar una pesada mochila durante una larga travesía, que soy capaz de mantener un ritmo en altura, que puedo ser auto-suficiente en lo relativo a las comidas... en fin, que puedo realizar este viaje.

 

Ahí está el tema, que se reúnan las condiciones y es que sin tiempo, sin dinero o sin salud. Este tipo de aventuras resultarían imposibles.

 

Del tiempo decir que “si no hubieses estado ahí”. Todo continuaría.

Respeto al dinero, puede que sea imprescindible. La cuestión es cuanto te cuesta a ti.

Y la salud, no suele impedir la actividad. Hay que adaptar la actividad a nuestras condiciones.

 

No se que es lo que te empuja a realizar este tipo de actividades, aun reuniéndose todas las condiciones, el quedarse aquí sería lo mas cómodo. Ahora lo pienso y mañana seguramente no duerma o lo haga en un autobús o un avión, pudiendo dormir en mi cómoda cama.

08-06-2016 miércoles.

 

 

Pasado mañana se inicia el viaje. La mejora en la salud de mi madre ha sido determinante. Hoy, por primera vez he montado la mochila y aunque he de dejado la leche condensada, mas de ½ litro de ron, una camiseta térmica y el membrillo, me ha sido imposible poner las dos esterillas. Una gran mochila de 60l que rebosa de comodidades... 

Crónica.

 En esta ocasión en vez de relatar cronológicamente el viaje, voy a describir la experiencia agrupando contenidos relacionados o independientes. Es mi punto de vista de lo ocurrido, una serie de visiones globales del viaje.

Sábado 02/06/2016, unas horas después de llegar a Valencia.
Sábado 02/06/2016, unas horas después de llegar a Valencia.

 

 

17 horas con Jana.

 

Jueves 30/06/2016.

 

A las 22:45 me encuentro en Huaraz subido en un gran bus dirección Lima. He elegido una butaca de nivel medio junto a la escalera que baja al primer piso, lo que implica que no hay asiento delantero y me puedo estirar en parte.

 

Pronto apareció mi compañera de viaje Jana, una joven estudiante de la República Checa de 26 años que se dirigía a Lima para coger un vuelo hacia Medellín (Colombia) donde iba a continuar con sus estudios en calidad de Erasmus tras finalizar la carrera de Geografía.

 

 

 

Este tipo de viajes nocturnos son habituales en Perú ya que las distancias son muy largas y aprovechas la noche para viajar, los autobuses disponen de cómodas butacas para dormir ahorrándote así una noche de hotel. 8 horas de viaje que yo realicé con Jana la que en todo momento me ha dejado espacio para retorcerme. Yo creo que puedo decir que he dormido con Jana.

 

Nada mas sentarse y presentarnos ha habido conexión, los dos volvíamos y nuestros viajes han sido entorno a los mismos lugares. Jana, ademas de turismo ha ido a realizar un estudio sobre los glaciares y la problemática que generan con las posibles inundaciones, un tema que me interesa por el entorno en el que se desarrolla.

 

 

Para realizar el estudio de los glaciares a estado por la Cordillera Blanca y el Huayhuash junto a 3 personas mas. Me contaba como había visto en Huayapa un perro descuartizado secándose al sol para luego comérselo. Pero si en Huayapa es donde yo había comido, cenado y dormido en una casa particular, era el único lugar civilizado que había visto en 7 días...

 Ya que ambos no teníamos nada que hacer mas que esperar a que saliesen nuestros aviones, hemos decidido pasar el día juntos, para mi ha sido toda una experiencia. Nada mas llegar a Lima a las 07:15 hemos ido a “Che Lagarto” (un hostel de Miraflores, en el que yo había reservado una cama), hemos guardado las grandes mochilas en un cuarto al efecto y hemos visitado Lima, lo cual yo nunca habría hecho solo.

 

 

Hemos comenzado desayunando y consiguiendo un mapa de la ciudad, tras un largo paseo, un bus y a la Plaza de armas, luego de iglesias y para descansar unas grandes copas de zumo de fresa con leche que no cogían en mi mano. Por primera vez me he sentido relajado en Lima. La ruta ha seguido atravesando un gran mercado de cientos de metros donde se vendían todo tipo de artilugios y atuendos, incluso nos hemos dado un masaje en unos puestos callejeros para continuar deleitándonos con la comida callejera (una especie de buñuelos con miel...). 

 Jana es una chica muy guapa, morena, de ojos marrones, de 1,70m y piel morena. Esta, me ha dado seguridad y yo a ella, lo que nos ha hecho disfrutar de la visita a Lima.

 

Jana escala, hace glaciares y rescates en grietas. Todo un mundo que me fascina.

 

Tras visitar la Lima antigua, nos hemos dirigido hacia el Océano Pacífico para mojarnos los pies, pero sin darnos cuenta se han hecho las 16:00, hora de irse al aeropuerto, ni siquiera hemos comido.

 

 

17 horas con Jana que me han hecho sentir bien mas de 40.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    P. Arnal (jueves, 07 julio 2016 23:03)

    Como has cambiado macho, pero a mejor, no lo dudes...

    Sobre el relato, me has dejado con la miel en la boca....

  • #2

    Japama (viernes, 08 julio 2016 17:58)

    Pues ya sabes, yo con una birra lo suelto todo.

La inseguridad ciudadana del Perú.

 

Cuando estudio una ruta de estas características, un factor importante para mi es que el destino sea un lugar seguro en lo referente a las guerras, robos, secuestros,... en fin seguridad en lo relacionado con las personas. Para mi, es suficiente con los peligros derivados de la actividad, la climatología, la mala planificación,...

 

En el caso del Perú, había leído lo suficiente como para deducir que era un lugar tranquilo habitado por gentes humildes y bondadosas. Perú reunía los requisitos básicos que yo buscaba.

 

Partiendo de que no entiendo el Ingles, en los destinos que me he movido fuera de España nadie me ha podido advertir de los distintos peligros que pudieran haber. En Perú, todo el mundo me ha intentando prevenir de los riesgos que se corren en el país. Y no se si eso ha sido bueno o malo.

 

 

El resumen de este capítulo, es que no he tenido ningún percance, he encontrado a esa gente humilde y bondadosa, y que todo el mundo me ha tratado bien. No obstante para mi ha sido un sin vivir, un estado de nervios constante que a veces me hacía sentir la capacidad de poder matar o arrancar parte de una persona a bocados...

11 de julio de 2016: día uno del viaje.

 

Durante las 11 horas de vuelo de Madrid a Lima viajé acompañado de Fran Diaz, un empresario peruano que había viajado a España para enseñar a unos médicos una empresa que tienen en Córdoba de productos energéticos y alimentarios para niños y ancianos.

Pronto comenzó a contarme todo lo que me podía ocurrir en Perú y sobre todo en Lima. No cojas un taxi en la calle, te llevará a un descampado y con un pistola te va a robar. Al cambiar el dinero, no lo sueltes ya que el cambista te dirá que va a que se lo cambie un compañero y volverá con un manojo de billetes igual al tuyo pero te los habrá cambiado por billetes falsos. Si vas a tomar copas, no dejes que ninguna mujer se acerque a tu copa ya que te pondrá una pastilla perderás el conocimiento, te sacará del local ayudada por alguno de sus amigos y amanecerás desnudo en algún descampado. No tomes comida callejera ya que te intoxicaras...

Al llegar a Lima lo hicimos con 7 horas de retraso por lo que en vez de a las 18:00 de la tarde lo hicimos a las 01:00 de la noche. Enseguida Fran me informó de que no debía abandonar el aeropuerto a esas horas ya que seguro que no me iba a dar tiempo a cruzar la calle sin que me lo robasen todo. Yo no entendía nada, en mi previsión estaba el llegar a las 18:00 y con un taxi ir a la estación de autobuses de lima, para salir a las 22:00 hacia Huaraz, pero el retraso del avión hizo que perdiese el bus por lo que tenía que hacer noche en Lima.

Todo el mundo al que pregunté, coincidió en que iba a ser incapaz de salir del aeropuerto sin que me robasen, el vigilante del aeropuerto y la policía, coincidieron en que lo mejor es que me quedase a dormir en el aeropuerto (y me fuese por la mañana) y no es que eso sea un inconveniente para mi, era con el tono protector con el que me lo decían, a mi que no le pego nunca a nadie por si lo mato, a mi que mido 1,93m, a mi que apenas me da miedo nadie. Todos coincidieron en que no se puede luchar contra una pistola, que para mucha gente no tiene valor la vida de los demás, te pegan un tiro y punto...

Todo esto me ocurría el primer día durante el viaje, todo esto comenzó a rayar me un poco. Al final, Fran se ofreció para acercarme a un hotel del barrio de Miraflores con su taxi particular. Lo que acepte con sumo gusto. Me dejaron en un hotel donde pasé recluido sin apenas salir por miedo, cerca de 20 horas hasta que salio el bus a Huaraz.

 

Para el desplazamiento a la estación de autobuses, el hotel se encargó de proporcionarme un taxi seguro, un taxi que me costó casi 4 veces mas del precio de una carrera realizada por uno de los otros taxis.

Lunes 13 de junio de 2016: Día 3.

 

 

Bajando de la laguna 69, conocí una chica francesa de 22 años que llevaba varios meses en Perú, me contaba como el segundo día que estaba en Lima, a las 15:00 le sacaron una pistola y le robaron el bolso con toda la documentación y el dinero.

 Domingo 19 de junio de 2016: Día 9

 

 

A la llegada a la zona de acampada de la laguna Viconga, había una cabaña frente a unas piscinas termales donde nos abastecimos de cerveza y comida, pronto se acercaron dos autóctonos que vivían en las montañas y comenzaron a beber hasta perder el conocimiento, no obstante nos hicieron recoger todas nuestras cosas esparcidas junto a la piscina ya que aún bebidos robaban todo lo que estaba a su alcance con la tontería de que iban ciegos. Nos contaban como se juntaban 5 o 6 y a los caminantes les quitaban todo a la fuerza.

Jueves 23 de junio de 2016: Día 13.

 

Se unió a la cena que estábamos realizando en una cabaña de la laguna de Jahuaconcha el vigilante de la zona de acampada, este nos cobraba 20 soles por persona. Nos contaba como días antes habían robado el calzado a uno de los montañeros. Nos informaba de que no nos preocupásemos ya que llevaba una pistola, estos vigilantes son de las comunidades y trabajan en turnos de 5 días, vamos que no era ni vigilante ni na y tenia una pistola.

 

Yo que realicé el treking en autosuficiencia acompañado de un chico, constantemente eramos invitados a acampar junto a las grupos organizados para nuestra seguridad en la montaña, para prevenir.

 

 

 

Jueves 30 de junio de 2016: día 20.

 

Cuando Jana cogió el taxi para ir al aeropuerto (un taxi de la calle), hice salir al taxista para hacerle una foto de cuerpo entero y otra a la matrícula del taxi (por seguridad) y aunque se molestó bastante, no le dejé otra opción.

Al quedarme solo decidí pasar tranquilamente el día en Lima por lo que dejé todos mis bienes en el hostel. En cuanto se me acercaba alguno para ofrecerme la mejor coca del Perú, las mejores mujeres o compañía para tomar una birra, enseguida me sacaba los bolsillos y les enseñaba el tabaco, el mechero y 50 soles. Esto es todo lo que tengo les decía yo, y enseguida perdían el interés por mi.

 

 

Viernes 01 de julio de 2016: día 21

 

De camino al aeropuerto en un taxi seguro (se obtienen a través del hotel), le comento al taxista lo relativo a la inseguridad de los taxis, su contestación fue que todos no eran iguales, que solo había un 30% de los taxistas que robaban. Entonces de los 10 taxis que habían en una de la parada, 3 me hubieran robado?. Me contestó que si, aunque no eran muchos según su opinión.

 

 

 

 

Incluso cuando alguien me contaba algo bonito, siempre terminaban la frase diciendo: “aunque tienes que tener en cuenta que esto es Perú y puede suceder cualquier cosa”.

 

 

En una empresa a las afueras de Huaraz, destacaba un gran cartel que ponía: “Este barrio es seguro. Ladrones, quedan advertidos, serán linchados”. 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Janet Juárez (sábado, 09 julio 2016 22:42)

    Tienes una manera interesante de contar tus experiencias en mi querido Perú, como te comenté antes como en todo lugar hay urbano hay ladrones, peperas (mujeres que colocan somníferos a las bebidas de sus victimas), estafadores, etc, es cuestión de que tener cuidado, Lima no es el monstruo que te han descrito; saliste con tu amiga a conocer y estuvieron bien, no les paso nada. En Miraflores donde estuvistes hospedado es uno de los distritos mas seguros de Lima, tenias que ver Larco Mar una vista preciosa al océano y los malecones, si se quiere conocer algo de nuestra historia esta la Casa Museo Ricardo Palma un literato de Tradiciones y por ultimo que hay en el parque principal un mirabus que te hubiese llevado por sus parques, iglesias, playas y a precios accesibles. En una oportunidad fui a conocer Argentina y en Buenos Aires se tenia que tener mas cuidado, después viaje por pueblos y ciudades pequeñas hasta llegar a Mar de Plata, igual la gente de allá, en buena vibra me decían que tenia que tener cuidado, gracias a Dios todo salio bien y disfruté mi estadía en Argentina sin temores. En latinoamerica en general creo que la gente es buena y hospitalaria, no hay que temer y disfrutar al máximo la aventura de conocer.

  • #2

    Japama (lunes, 11 julio 2016 12:10)

    Realmente, en este tipo de lugares distinto al que habito, necesitas un periodo de adaptación para sentirte bien.

  • #3

    Japama (viernes, 15 julio 2016 09:27)

    Janet, no sabes lo que me arrepiento de no haber quedado contigo. Tú, si que me hubieras enseñado Lima.

  • #4

    Janet Juárez (lunes, 18 julio 2016 07:22)

    Definitivamente Europa y América Latina con idiosincrasias diferentes, lo importante has comprobado que Lima es una ciudad transitable que se puede conocer y pasarla bien.

 

La alimentación en montaña.

 

Cada deporte, requiere una alimentación específica.

 

Los deportes se pueden clasificar de muchos modos y uno de ellos vendría determinado por las pulsaciones del corazón a la hora de realizar el esfuerzo, en combinación con el número de horas de trabajo.

 

Para realizar una actividad, el cuerpo transforma la energía que primero ha almacenado, disponiendo este de distintos almacenes de energía que luego consumimos dependiendo del tipo de esfuerzo. Es decir, los distintos almacenes del cuerpo contienen distintos tipos de energías que utilizamos dependiendo del esfuerzo a realizar. Se podría comparar a un coche con un motor eléctrico, otro diesel y otro a gasolina (todo en el mismo vehículo), dependiendo de la potencia que requiera el coche en cada momento se activaría un motor u otro.

 

El cuerpo humano, funciona de forma similar a este hipotético coche. Las grasas del cuerpo humano son el resultado del “exceso” de energía que tomamos con los alimentos, tras llenar los distintos depósitos de energía el cuerpo transforma el exceso en grasa que acumula para su uso posterior.

 

Para que el cuerpo utilice las grasas, es necesario que la actividad no supere las 110 pulsaciones, esto es debido a que el proceso de transformación de grasas en energía es muy lento por lo que si necesitamos mucha energía en poco tiempo, el cuerpo se nutre de otro almacén con otro tipo de energía.

 

El treking es uno de esos deportes que se puede realizar sin sobrepasar esas 110 pulsaciones por lo que para esta ocasión yo me he llevado las grasas puestas en vez de comprar tocino como en otras ocasiones.

 

 

Para esta ocasión he sido capaz de alanzar los 108kg gran parte de ellos grasas, habiendo perdido 8 durante el viaje.

La alimentación ha sido planificada en base a:

  • 05:30 Un desayuno: café con leche, 6 galletas y una barrita energética.

  • 12:00 Una comida: jamón y queso.

  • 17:00 Una cena: pasta,

  • Complementos: dulces, fuet, cacao, chocolate, longaniza de pascua, quesitos, tostadas, té,

 

Está alimentación complementada con las grasas acumuladas, ha sido más que suficiente para completar el treking sin problemas, a pesar de que el día 6 o 7 intentamos cazar un pato para comérnoslo ya que el cuerpo pedía carne.

 

Un gran problema el cocinar con pastillas militares ya que esto es un proceso lento y poco efectivo cuando estás rodeado de gente que utiliza medios mas potentes (fogón).

 

 

 

La temible ansiedad.

 

 

Personalmente, definiría la ansiedad como un conjunto de energías que en un momento dado se generan en el cuerpo del individuo y no las puede liberar. Toda esa energía sobrante, comienza a circular por el cuerpo acumulándose en determinadas partes del cuerpo, en mi caso, en el estómago, en los gemelos y en el cerebro.

 

Esa ansiedad, ha provocado que habitualmente corriese el orfidal por mis venas. Mano de santo.

 

Me ha resultado imposible adaptarme al horario de Perú. 7 horas menos de diferencia.

 

Me explico: He tenido un error al elegir la tienda de campaña (Carpa). Para este viaje, es imprescindible tener un refugio donde poder sentarse, comerse un bocata, vestirse y desvestirse. El motivo es sencillo, sobre las 17:00 se iba el sol, y no salía hasta pasadas las 05:30h, esto implica un descenso brusco de temperatura, alcanzando los -10º varios días. Testaba todo escarchado por la mañana.

 

 

Yo he llevado una tienda de una plaza donde no entraba la mochila, ni las botas, ni la comida, lo dejaba todo fuera. Una tienda en la que no puedes doblar las rodillas, una tienda en la que no te puedes vestir, una tienda en la que no puedes adoptar una postura distinta a la de estar durmiendo.  

 

Se trata de una tienda fantástica de doble techo, que pesa poco ideal para montarla, dormir tus 6 horas y seguir la marcha. Pero en esta ocasión había 12 horas de noche que había que pasar en el interior del diminuto tubo. Aunque he estado muy cómodo las horas que estaba cómodo, luego comenzaba a brotar la energía por mi cuerpo y la imposibilidad de salir de la carpa me generaban esa maldita ansiedad. Al meterme pronto a la tienda y tener suficiente con 6 horas de sueño, a las 12 o la 1 de la madrugada me despertaba a tope, al 100 % o mas. Necesitaba correr o lo que fuese y estaba obligado a no poder moverme 5 o 6 horas mas. Tras pasar unas malas noches, enseguida lo solucioné con el orfidal, una de esas pastillas que tras tomarla te quedas 5 horas frito. Ha sido determinante para que este viaje haya terminado bien.

 

Tras una de esas malas noches en las que permanecí despierto mas de 5 horas sin poder moverme, decidí irme a casa (a España), no me compensaba soportar ese estado en el que me llegaba a poner. Unos consejos de Sergio y la primera comunicación con la familia en 6 o 7 días fueron determinantes para que no abandonase, aun así hice 7 horas de ruta encaminado a España.

 

 

Ha sido una de esas experiencias que te enseña mucho sobre ti mismo.   

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Pepe (lunes, 11 julio 2016 14:00)

    No he entendido bien, ¿abandonar?, te.....

  • #2

    Japama (martes, 12 julio 2016 12:34)

    Volver a casa a mitad del viaje, con los gastos que ello supone.

  • #3

    Rosa (Huesca) (martes, 12 julio 2016 12:49)

    Que aventura.
    Lástima no haberte conocido antes, yo habría sido una buena compañera de viaje.

 

SERGIO

 

Sergio, es mucho Sergio.

 

Sergio aprobó una plaza de funcionario y tras 5 años pidió una excedencia para viajar y dar la vuelta a el mundo. Lleva año y medio por Sudamérica y a este paso no le va a dar tiempo a dar la vuelta al mundo.

 

 

A Sergio lo conocí cuando yo bajaba de la laguna churup, se encontraba sentado descansando junto a su mochila mientras se fumaba un piti y tras invitarle a que me acompañase a realizar el treking, no dudó ni un momento.

 Sergio ha sido un compañero fantástico, divertido, alternativo, flexible, dialogan te, amante del buen rollo con el entorno, inteligente. Defensor del veganismo, se come todo lo que le pongan a su alcance, y si puede repite, come súper rápido, como si no volviera a haber otra oportunidad.

 

En un ciego que pilló en la laguna Viconga, yo le amonesté por con quien se había juntado a lo que me contestó: no pasa nada, soy un borracho como ellos y no me van a hacer nada. Esa noche le tuve que recoger la mochila, prepararle la cama y acostarlo.

 

Sergio tiene formas sencillas y alternativas de solucionar los problemas.

 

 

En una fiesta en Huaraz tras finalizar el treking le pedí ayuda con un joven homosexual que me estaba metiendo caña. No pasa nada -me dijo mientras bailábamos- “es cuestión de darle la vuelta”. Todo ello ocurría en el TAMBO, un local de moda que ocupaba la primera planta de un gran edificio, adornado con mucha madera e iluminado con reflejos rojos junto a las barras, disponía de varios grandes arboles sin hojas que adornaban la pista. 

 Sergio viaja sin pilas en el frontal, sin navaja, sin reloj. Viaja en modo carpa gastando lo menos posible para prolongar su viaje al máximo. Resultado: paz y felicidad.

 

Durante la ruta caminaba detrás de mí siempre, haciéndome notar en todo momento su presencia, en cuanto se atrasaba unos metros enseguida me daba cuenta. En los días posteriores a su partida continué andando pensando en que me seguía, yo me engañaba a mi mismo pensando que estaba detrás.

 

 

Creo que es una de esas personas a la que quedas ligado de por vida.

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Sergio, el otro personaje (viernes, 15 julio 2016 17:11)

    Muy buena crónica Antonio! La verdad que estuvo entretenida la cosa XDDD. Fue un gusto el compartir contigo estos días y la misma filosofía de caminar por la montaña; sin prisas, sin tiempos. Echo de menos los chupitos de Brugal para desayunar y los pitis a 5.000. Un abrazo y hasta la próxima! ;)

  • #2

    Japama (sábado, 16 julio 2016 12:29)

    Yujuuuuu.

  • #3

    Japama (lunes, 25 julio 2016 19:46)

    Después de volver a leerlo, realmente no suena lo bien que yo quería. No refleja a Sergio.

Las agencias de viajes organizados:

(go2-Andes).

 

http://go2andes.com/

 

Burros, arrieros, cocinero y guía formaban generalmente estas empresas.

 

 

Se trata de poner al alcance de la mayoría la posibilidad de realizar una ruta como esta con seguridad. Cuesta entre 150 y unos 1.200 € el servicio de caminar durante 10 días con un guía con conocimiento de la zona, sin cargar mas que ropa de abrigo y agua (menos de 6kg). Disfrutar de las delicias de un cocinero local a pensión completa, disponer de una carpa comunitaria de 4x4m (con mesa y sillas), disponer de una carpa personal...

 

Personalmente lo hice en autosuficiencia y volvería a hacerlo del mismo modo, no obstante, reconozco el merito de estas empresas guiando a los distintos grupos.

 

Estaban los Israelíes: estos grupos tenían fama de conflictivos, bebedores y consumidores de marihuana. Al parecer en Israel es obligatorio el servicio militar y cuando lo finalizan, el gobierno les obliga a hacer este treking. Iban chicos y chicas y no observé ningún comportamiento anormal, ni siquiera en las piscinas termales, donde compartimos birra y baño.

 

También estaba la puta y muy perra de la estúpida que la acompañaban 3 personas mas. Así como una pareja de holandeses residentes en Huesca que iban a tu-ti ple-in, estos habían pagado de mas para que los burros llevasen menos peso.

 

 

Para despertar a los clientes, el guía les llevaba por la mañana un té caliente a la carpa, de ahí a desayunar en abundancia, mientras los arrieros desmontaban y plegaban las tiendas y recogían todo. Luego con sus diminutas mochilas comenzaban la ruta en compañía del guía y a mitad del recorrido el cocinero les tenía preparado un ágape y al finalizar, los arrieros que les habían adelantado durante el recorrido habían montado el nuevo campamento.

 

Toda esta gente nos protegió durante el recorrido indicándonos los cruces complicados, invitándonos a acampar junto a ellos, facilitándonos algo de comida y en un par de ocasiones techo. En especial go-2andes, los cuales además habían mandado un especialista en imagen y sonido para realizar un reportaje del recorrido y así promocionarlo. Franklin era el encargado del tema y estuvo muy pendiente de nosotros facilitándonos ocasionalmente comida. Este nos contaba la problemática del Perú con el alcohol, como mucha de la gente tomaba bebidas baratas con alta graduación que les hacía perder el conocimiento de lo cual fui testigo, el día del padre fue la escusa para ponerse tan ciegos que no pudieron llegar a casa (19/06/2016).

 

Espero poder ver pronto el vídeo realizado por Fran en el cual salimos.

 

 

 

Franklin
Franklin
Cocinero
Cocinero

Escribir comentario

Comentarios: 0

Huayhuash

 

La cordillera mas salvaje.

 

 

Dos aspectos han diferenciado esta ruta, del resto de las que he hecho: La altura en que se desarrolla en su totalidad (por encima de los 4.000m llegando a los 5.060) y autosuficiencia para 10 días.

 

Puesto que vivo a nivel del mar, lo primero fue aclimatar, para ello estuve tres días durmiendo en Huaraz, ciudad que se encuentra a 3.052m y desde ahí realicé dos sencillas ascensiones a mas de 4.500m (laguna 69 y laguna Churup). Aunque en la primera me dolió un poco la cabeza, en la segunda me sentí bien por lo que decidí comenzar el treking al día siguiente.

 

Aunque estaba decidido a realizar el treking solo, estuve observando varios días a los turistas por si encontraba alguien que me pudiese acompañar. Al bajar de la laguna Churup el 14 de julio (día 4), pude observar como un chico lanzaba unos piropos a unas mujeres Quechua que andaban delante de mi, al llegar a su altura enseguida le dije: español, no?, y aunque era catalán afirmó con la cabeza. Tras preguntarle a donde se dirigía, me contestó que quería dormir acampado próximo a la laguna Churup y enseguida le entre diciéndole: no vale la pena, es mejor que te vengas con migo a realizar un treking de 10 días en auto suficiencia y tras meditar escasos segundos aceptó la propuesta cambiando así sus planes.

 

Enseguida me dí cuenta de que todo había sido un poco precipitado (preguntar a un desconocido si te acompaña durante 10 días y que te diga que si sin apenas pensarlo) por lo que lo siguiente fue preguntarle si era rarito y que en caso de que lo fuese le informé que lo dejaría solo por el recorrido, a lo que me contesto con un “¿y tu?”...

 

SERGIO, HA SIDO UN FANTÁSTICO Y MUY DIVERTIDO COMPAÑERO DE VIAJE.

 

 

Se podría escribir todo un libro con las experiencias vividas durante los 10 días de este recorrido, pero esto lo guardaré para los amigos.

Escribir comentario

Comentarios: 0

 

Olleros Chavín de Huantar.


Tras finalizar el treking del Huayhuash el viernes 24 (día 14), Sergio decidió continuar su viaje hacía el norte, claro eso había sido posible de no haber abusado tanto la noche anterior del alcohol y la fiesta, mas de 20 horas desde que nos habíamos levantado. Yo me encontraba tan mal que planifiqué los 3 siguientes días basándolos en la lectura y el descanso y él decidió parar un día para reponerse y lavar la ropa, lo que se redujo a lavar los calzoncillos.

 

 

Para despedirnos, sobre las 18:00h nos fuimos a ultimar sus compras y a cenar en su habitación del hostel, donde había vuelto a almacenar comida para 10 días mas y así hacer un nuevo treking. Solo de verlo me puse nervioso por lo que pronto comencé a alterar el programa de descanso que había planeado, el cual incluía una visita guiada a Chavín de Huantar. Antes de terminar de cenar, tenía una planificación para llegar a Chavín andando en 3 días desde Olleros y una lista de la compra que realicé nada mas terminar de cenar y despedirme de Sergio. 

 

Aquí en Huaraz, las tiendas permanecen abiertas hasta muy tarde. Enseguida me encontraba en mi habitación con la mochila montada para sobrevivir 3 días mas en la montaña y con un trak del recorrido cargado en el móvil.

 

De madrugada, a la mañana siguiente no me fue difícil encontrar el bus hasta Olleros donde llegue acompañado de un autóctono con dos cajas de pollos que iba a vender de forma ambulante en Olleros.

 

Aunque el trak me dirigía por el otro lado del río, mi nuevo amigo insistió en que le acompañase ya que la ruta que él iba a realizar enlazaba con el camino a Chavin y atajaba bastante, y yo que soy un facilón pronto me encontré andando a pijo sacao tras el abuelo.

 

Con mas de 60 años, andaba con dos grandes cajas de pollos recién nacidos al hombro y me contaba que no sacaría mas de 15 soles de la venta (entorno a 4 €).

 

 

Pronto se quedó junto a un grupo de viviendas para vender los pollos y pronto se me unió una mujer y su hija y luego un pastor que iba a ver a su rebaño. Todos coincidieron en que ese camino llevaba a Chavín, pero unas horas después, mientras deambulaba solo pude observar como el camino me introducía por un valle a la izquierda lejos de mi itinerario.

 

Para poder alcanzar mi camino, debía descender hasta un río campo a través, cruzar lo y remontar una gran ladera, o desandar varios kilómetros. Al final opte por la opción mas corta y peligrosa y no menos dura descender y cruzar el peligroso río, para lo que me tuve que descalzar. Y pim pam, palizón del 10 agotado por el esfuerzo que me supuso realizar esta travesía campo a través, con el peligro que implica que te ocurra algo fuera de pista.

 

Un recorrido que imaginaba repleto de excursionistas, lo realice en total soledad.

 

Llegando a la zona de acampada, pude observar a lo lejos como dos personas transportaban grandes bultos a la espalda por la planicie de la laguna, a la llegada a su altura comprobé como habían colocado una vaca descuartizada sobre una roca. Los perros del lugar, le tiraban bocao al descuido.

 

Al ver el panorama, tras saludar les dije que me iba a instalar y que pronto volvería a invitarles a un chupito.

 

 

Antes de que me instalase totalmente vino en de la vaca, que la tenía sobre una gran roca a escasos 250m. Enseguida estábamos sentados junto a una pequeña cabaña rota de información turística resguardando nos del viento, tomando chupitos y fumando. 

 Yo que fumo tabaco de liar “Pueblo”, para este viaje he consumido 5 paquetes (que es mucho). Me ha resultado curioso comprobar que aquí nadie fuma tabaco de liar, mas bien, nadie fuma. No obstante todo el mundo, al verme liar pensaban que eran porros y aunque a muchos les he dejado seguir en su engaño, a muchos otros les he tenido que dar explicaciones, enseñándoles el paquete y las boquillas.

 

Si a una persona que no fuma le invitas a un cigarrillo, no pasa nada. Si en 15 minutos le invitas a 3, el no fumador tiene un problema. En este caso, los pitis nos los fumamos acompañados de unos chupitos que le había prometido al conocerlo. Lo que viene a ser un tapón de plástico de la botella de agua que llevaba llena de Rón, lleno.

 

El tercer cigarrillo se lo guardó para fumarlo en casa, por muchas explicaciones que yo le daba, el seguía pensando en que era droga, y realmente lo es ¿no?. Aquí la gente no fuma y en la montaña menos. 

 

Aunque se había lavado las manos llevaba la camisa llena de manchas de sangre por haber cargado con las partes de la vaca desde el fango de la laguna hasta el camino. Me contaba que la vaca se había quedado varada en el barro y que al no poder salir había muerto la noche anterior de frío. La habían descuartizado en el lugar ya que no la podían sacar de una pieza, la primera vez que los vi, este llevaba un hacha. Como para no acojonarse, la cabeza de la vaca sobresalía por uno de los lados de la roca, con piel y cuernos y parte del lomo y una pata por el otro lado y el tío este con un trozo de vaca a la espalda y el hacha en la otra mano. Habían llamado una furgoneta, para llevarla a vender a Lima.

 

Estuvimos hablando un rato de “las putas”. En Huaraz hay un famoso club “Mamitas Vichey”, a mi me lo había apuntado uno hacía unos días, tenía apuntado las lineas de autobús que te llevan al club y cuales de ellas eran seguras (hay lineas de autobús !no seguras!). Un dato importante en este tipo de países, es preguntar los precios a la gente local ya que a nosotros los servicios nos cuestan el doble o triple o mas. En este caso un completo que yo tenía puntado 20 soles, me dijo que a él le costaba 10. Y es que, aquí se trabaja por muy poco dinero. Follar 5€ 2,5 si es para el de aquí. 5€ un jornal en el campo. 4€ el de las gallinas... A mi, la movida de la prostitución no me va.

 

 

 Aunque en la zona de acampada estaba solo, a unos 100m había una choza de unos 15m2 donde vivían una mujer, su hija y la nieta, así que en cuanto pude me acerque a presentarme, llevándoles un paquete de 4 galletas Oreo. Y antes de que se hiciese de noche continué el camino para ver por donde tenía que salir a la mañana siguiente, el de la vaca me había advertido que es fácil equivocarse metiéndose por la derecha que no tiene salida, así que avancé unos cientos de metros donde descubrí otra cabaña habitada por una señora muy mayor a la que también ofrecí unas galletas, en esta ocasión fue mas difícil conversar ya que solo hablaba Quechua.

 

Enseguida a cenar y a dormir, con el cielo nublado la temperatura no descendió tanto, era la primera vez durante el viaje que veía esas nubes que hicieron un espectáculo de luces y sombras junto con el sol y las montañas. Todo muy bonito hasta que a las 00:00 comenzó a llover y siguió hasta pasadas las 4, y a las 05:30 que ya estaba preparado no salí por como estaba el cielo, con el grueso de la nube en el collado donde tenía que pasar a 4,700m. Así que decidí no salir si no escampaba. Lo mejor era volver hacia Olleros que estaba despejado.

 

A las 08:00, sabiendo que lo mejor era retroceder, fui a preguntar a la anciana de la cabaña, la cual me aseguró que ya había llovido todo lo que tenía que llover y la verdad es que me jodió un poco ya que la nube permanecía anclada al collado, no me hacía ninguna gracia meterme en ese espacio infernal que se veía desde mi posición, pudiendo observar a la vez como relucía el sol en el sentido opuesto.

 

 

 

Pronto lo recogí todo y con la mochila resguardada por dos grandes fundas, inicié la ruta hacia el collado de Yanashallash a 4.700m, con mucha tensión en el cuerpo que me decía que no era el camino correcto. Solo me tranquilizaba el pensar que con lo que había en mi mochila podía afrontar cualquier inclemencia y que Sergio de seguía (mentira).

 

 

Al pasar junto a la choza de la segunda anciana, me acerqué para que me comentase sobre la nube y me confirmó lo que la otra ya me había dicho. “ya ha llovido todo lo que tenía que llover”. Con el parte climatológico confirmado por dos autóctonas, no había duda que iba a ser un buen día de montaña, esto me hizo sentir mejor.

En esta ocasión, mis compañeros de viaje fueron: una cuesta constante y no muy dura, y las negras nubes que no se retiraron un momento, y las llamas que creo que cagan en comunidad, y el viento que arrastraba gotas de agua, y la mochila, y el frio, y la nieve y dos pajarracos, y las lagunas, todo ello sobre los restos de un camino Inca que une Olleros con Chavín, donde quedan edificaciones Incas con túneles.

 

Una vez en el collado, ofrecí una ofrenda a los dioses en el altar inca al efecto y tras observar por donde iba el camino, comencé el descenso a tope. A las 13:30 había finalizado etapa, estaba en la laguna Shongo a 4.088m, esta laguna, ademas de baños tenía una cabaña en la que me podía haber refugiado, pero después de la noche anterior que estuvo lloviendo mucho, me apetecía estar mas resguardado ya que las nubes no habían desaparecido, por lo que pronto comencé la segunda etapa, quedaban 11km con 900m de descenso. Todo cuesta a bajo.

 

Con la potencia que me caracteriza y estirando la zancada al máximo, en un momento me encontraba en Chavín, no sin antes haber conversado con varias personas que seguían mi camino. El último me acompaño hasta Chavín y me informó de todo.

 

 

 

Karen Carranza, Licenciada en Turismo, fue a la primera persona que vi y pregunté en Chavín de Huantar, “ donde había un hotel para dormir”. Ya ves, a la encargada de turismo. Me acompañó hasta el hotel y le iba poniendo las pilas a todo el mundo con quien yo trataba. Primero a la de la tienda donde compré dos birras de 650, a esta le hizo que me pusiese una bolsa nueva y me explico lo de los envases retornables. Luego al del hotel, le hizo que me cobrase al menos 30 soles menos de lo que me había pedido, me contaba que abusaban de los turistas y ella estaba ahí para controlar eso. Serían las 18:00 cuando me instalé, no sin antes haber quedado con Karen para que a las 20:00 viniese a recogerme para ir a cenar juntos. Y a cenar y a dormir (cada uno por su lado).

 

 

Una pasada esto de dormir en un hotel, esto es otro nivel, otra forma de viajar. Aquí hay mas turistas que montañeros, bueno, aquí no hay montañeros solo turistas. Por las ciudades es fácil ver personas con grandes mochilas, pero las usan como sustitutivo de la maleta, para turistear, no para ir a la montaña, las mochilas no disponen de tienda de campaña ni quemadores de gas. Eso si, todos con cámaras fotográficas gordas, a muchos, les ocupa la mochila entera, es otra gente con la que compartes el entorno. 

Escribir comentario

Comentarios: 0